Futbol / COPA AMÉRICA

20/06/2019COPA AMÉRICA
Los reyes de la improvisación

Un punto de seis, un puñado de buenos minutos y frustración es lo que abunda. Argentina con la soga al cuello llega a Porto Alegre para enfrentar a Qatar.

 

El ser argentino se destaca por lo pasional y por el poder nato de ser optimista, sobre todo el futbolero. Cada vez que se acerca una competencia imagina llegar a la final y alzar la copa que sea;

 

Pero muchas veces el corazón prevalece a la razón y llegamos a cada sede con la esperanza de ganar, jugar bien y sobrar al rival. Tal vez las generaciones de jugadores anteriores nos han acostumbrado a eso.

 

Hoy vivimos la Copa América Brasil 2019 donde llegabamos a los tropezones, pero el sentimiento hizo que no podamos ver la realidad de nuestra selección.

 

"Messi está maduro y podrá ponerse la cinta en modo argentino"; "Di Maria no dejará pasar la última chance que tiene y la romperá"; "El Kun por fin jugará de 9"; "Tenemos al mejor arquero de la historia de River" frases que se fueron dando en la previa que construían nuestra ilusión de ser los mejores en el país de nuestro archi-rival.

 

Pero en solo 180 minutos, el fútbol nos mostró nuevamente como tantas veces, que la realidad es otra. Que desde el 38 a 38 en la AFA, hasta la fecha, no paramos de improvisar y ser mediocres en todas las etapas: dirigencial, cuerpo técnico y jugadores, estos últimos pagando los platos rotos por todos los anteriores.

 

"Chiqui" Tapia, llegó de ser un dirigente que fue barra, allegado al sindicalismo sucio del pais y presidente de un equipo de la tercera división, a ser presidente de la AFA. Sin desmerecer ya mostró que no tiene capacidad de gestión para dirigir una asociación que tiene al mejor jugador de la historia de este deporte.

 

Él decidió que tiremos un mundial como Rusia 2018 a la basura apostando con un Sampaoli que al mes de asumir ya le pusieron la lista de jugadores que tenía que ir a la cita máxima.

 

El post Sampaoli era la gran posibilidad para Tapia y su entorno de cambiar el mapa de soberbia que estabamos acostumbrados diariamente. De corregir un error que cometimos en los 2000, cuando por un problema de orgullo personal, Grondona no llevó a Bianchi a la selección siendo en ese momento el mejor del pais y del continente y porque no del mundo.

 

Casí 20 años después apareció la gran chance de llevar al mejor de todos: Marcelo Gallardo; pero NO. Nuevamente los colores, la soberbia y la poca humildad hicieron que Tapia opte por un técnico que no es técnico;

 

Lionel Scaloni jamás dirigió un equipo profesional. Estuvo en el cuerpo técnico de Sampaoli y era el que mejor se llevaba con los jugadores en Rusia. Con eso bastó para que el mandamás de AFA lo confirme como DT para la Copa América tras un leve interinato.

 

"Estamos armando un proyecto que apunta a Qatar 2022 y buscaremos un técnico que se adapte a él", dijo Tapia. Y en menos de lo que canta un gallo, confirmó a Scaloni contracidiendose en la frase mencionada.

 

Llegamos a Brasil con una lista de 23 jugadores casi sin jugadores del campeón de América. Desprestigiando la Superliga, llevando a dos volantes centrales del fútbol mexicano;

 

Apostando a Di Maria, Aguero y Otamendi, jugadores que tienen pasaportes vencido para ingresar al predio de AFA. 

 

Llegó el debut y Colombia con orden nos "metió" dos sin sudar. Nos llenó de duda y demostró que Scaloni estaba improvisando puestos tanto como su cargo.

 

Pero bueno, como marcamos en el inicio de la nota, estamos llenos de optimismo y somos pasionales. "A Paraguay le ganamos y nos acomodamos". Otra vez la soberbia primó sobre la humildad y el DT con cuatro cambios confundió a todos, menos al rival.

 

Cada rival argentino, sabe que con una que acierten, se llevan los tres puntos o nos lastima. Si no fuese por el VAR, hoy Argentina estaba casi eliminada.

 

Queda Porto Alegre y allí vamos. Con las valijas de IGUAZU DEPORTES llenas de esperanzas de ganar y clasificar. Pero ¿Como hacemos para ganar?

 

Scaloni no aplica sentido común y eso da miedo de hacer el papalón más grande que el de Bielsa en el mundial 2002. 

 

Pase lo que pase, somos los reyes de la improvisación. Estamos desperdiciando al mejor jugador de la historia con una dirigencia y un técnico improvisados.

Copa América
Ënte